SENTIDOS.BIZ

AMISTAD
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 LEYENDAS URBANAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 18:44

Las leyendas urbanas son historias ficticias o falsas que la creencia popular se encarga de convertir en verdaderas. Pero las leyendas urbanas son algo más. Hay que decir que a veces pueden tener como génesis o inicio una historia real que después, la leyenda urbana se encarga de magnificar, exagerar,adulterar, de manera que al final nunca encuentras al testigo o el testimonio fidedigno e inicial. Esta es una de las características de una leyenda urbana, leyenda contemporánea o mito rural, ya que aunque se hable de leyenda urbana, no tiene por qué suceder en una ciudad sino que también ocurren en los pueblos o en ámbitos rurales.



La niña y las monedas de oro

LA EXTRAÑA HISTORIA DE UNA NIÑA DESAPARECIDA EN CÓRDOBA


Esta historia es muy conocida en Córdoba, pues existe una antigua casa del centro de las ciudad que se dice está encantada y cuenta que en ella hace mucho tiempo vivía una familia acomodada que tenía una hija pequeña y varias criadas a su servicio.
Una noche mientras la niña dormía escuchó unos ruidos en el pasillo, abrió lentamente la puerta de su cuarto para mirar el pasillo que comunicaba los cuartos, enormemente largo y oscuro, lleno de cuadros y enlosado.
Al final del pasillo la niña vio lo que parecía un niño de su edad levantando una de las losetas y metiendo algo dentro de un hueco en el suelo. La niña no podía creerlo, lo que vió relucir en la mano del muchacho al pasar por la tenue luz que entraba por la ventana eran monedas de oro.
Cuando el niño se fue salió y se dirigió hacia allí; entonces apareció una de las criadas con una vela enorme que también había visto lo que había pasado y quería sacar partido.
Decidieron que no dirían nada a nadie, todas las noches se acercarían y con la ayuda de la luz de la vela levantarían la loseta y sacarían las monedas hasta acabarlas. Todas las noches la niña,que por su tamaño cabía dentro, se metía en el hueco bajo la loseta e iba dando monedas a la criada, quien las iba guardando en un enorme saco. Las noches pasaban y aquel tesoro parecía no acabarse nunca. Cada noche que pasaba la vela iba consumiéndose más y más, pero las monedas seguían saliendo a pares y no querían dejarse ninguna.
Una noche en medio de su labor la vela comenzó a parpadear haciendo amagos de apagarse, la criada le dijo a la niña que saliera del hueco, que ya tenían dinero de sobra. La niña le hizo caso y abandonó el escondrijo, pero en el último momento una moneda cayó del saco al hueco y, en un acto de avaricia y sin pensárselo siquiera, la muchacha se metió de nuevo en el hueco. La criada intentó agarrarla pero no pudo, mientras le gritaba que por favor saliera de allí y dejara la moneda, pero en medio de ese griterío la vela terminó de apagarse. En el momento justo en que el último rayo de luz salió de la vela la loseta se cerró ante los ojos de la criada dejando a la niña dentro.
La criada decidió no decir nada a nadie, los padres dieron a la niña por desaparecida y el tema se fue olvidando con el tiempo. Pero aún en la actualidad dentro de esa casa se siguen oyendo por las noches los gritos de auxilio de la niña que repiten noche tras noche en el pasillo "Por favor...socorro...sacadme de aquí...". Incluso la policía ha acudido multitud de
veces ante la llamada de los vecinos que oían voces pidiendo ayuda, pero al llegar al viejo caserón lo único que siempre han encontrado es una vela vieja y consumida puesta justo en el centro de una loseta..............


Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 18:46

CARRETERAS SINIESTRAS

accidente en Santo Domingo


RELATO DE LOS HECHOS SUCEDIDOS A UN MATRIMONIO DURANTE UN VIAJE EN LA ISLA

Mis padres hicieron hace poco 25 años de casados. Para celebrarlo se fueron de viaje a
Santo Domingo con unos tíos míos. En el hotel el guía turístico les dijo que si se encontraban a alguna persona malherida que no se pararan nunca a ayudarle por si algún familiar los veía
y creía que habían sido ellos y podía vengarse allí mismo.
El caso es que un día mis tíos alquilaron un coche para dar una vuelta y mis padres se quedaron el hotel. Cuando mis tíos volvieron al hotel estaban blancos como la leche. En la carretera se habían cruzado con un hombre que estaba todo lleno de sangre y pedía ayuda. Como el del hotel les dijo que no pararan y que llamaran a la poli pues ellos siguieron. Pero a unos pocos metros decidieron dar la vuelta.
Cuando llegaron al lugar donde le habían visto el hombre ya no estaba. Se bajaron del coche
y miraron. La carretera acababa en un barranco y allí había un coche volcado con alguien dentro.
Cuando se acercaron vieron que dentro del coche había una mujer que estaba muerta y el hombre que antes habían visto en la carretera.
Lo más extraño es que el coche estaba boca abajo y el hombre estaba en el asiento del conductor y con el cinturón bien puesto. Cómo llegó hasta allí es algo inexplicable.


Última edición por susana4 el Lun 9 Ene - 18:58, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 18:52

LA CANCIÓN MALDITA.

Seguramente hayas oído la leyenda de la canción "Gloomy Sunday". Según cuentan las ondas radiofónicas de esta canción tenían el poder de quitar la vida del oyente.

Reszo Seress compuso en 1933 la melodía de "Glommy Sunday". La compuso un domingo sombrío, después de romperse la relación que mantenía con su novia de toda la vida. Su amigo y compatriota húngaro, Laszlo Javor, añadirá la letra a la canción.

La difusión radiofónica comenzó a mitad de los años 30, con un efecto del más funesto. La canción estaba en el centro de una ola devastadora de suicidios: Se encontraron pianistas con la partitura en la mano, anónimos con el disco sonando en su tocadiscos en el momento de quitarse la vida, otros citando alguna parte del texto de la canción en su última carta,... Incluso la joven con la que rompió el compositor, la que inspiró la canción, corrió la misma suerte: El texto fue traducido al inglés con las mismas fatales consecuencias. La canción fue retirada de las ondas.

Difícil distinguir la verdad de la leyenda en esta historia, lo que sí nos queda es una melodía intensa con interpretaciones tan diversas como inspiradas.

A continuación os dejamos un enlace en el que podrás escuchar la fatídica canción. Piénsalo bien antes de pinchar en él. Puede que las consecuencias sean fatales.


Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 18:55

EL FANTASMA DE ANA BOLENA

El fantasma de Ana Bolena ha sido visto desde su muerte el 19 de mayo de 1536 a intervalos regulares, y totaliza unas 30.000 apariciones. Esta reina, la segunda de seis esposas de Henry VIII, fue mandada decapitar por su marido, acusada de adulterio e incesto.

Un fantasma es la manifestación de la figura de una persona muerta. La Torre de Londres, es uno de los sitios más poblado de fantasmas en la Gran Bretaña, entre los mismo, se encuentra el fantasma de Ana Bolena , quine registra el record de apariciones desde su muerte en 1536, ha sido vista 30.000 veces.

Anne Boleyn:

Anne Boleyn, nació en 1507 en Norfolk, era hija del conde de Wiltshire, Thomas Boleyn y de Elizabeth Howard.

El rey Henry VIII se separó de la Iglesia Católica para anular su matrimonio con su primera esposa, Catalina de Aragón, y declaró bastarda a su hija María Tudor. Asesorado por Thomas Cromwell se declara Jefe de la Iglesia en Inglaterra, instaurando el Anglicanismo.

Anne Boleyn es nombrada por el rey, como marquesa de Pembroke, para que tuviera el estatus de nobleza requerido. Se casan el 25 de enero de 1533. Anne da a luz a una niña, Elizabeth, quien luego sería la única heredera del trono y que gobernara como Elizabeth I. Ante la decepción de Henry, intenta darle un varón, el cual nace muerto.

Thomas Cromwell, idea la forma de deshacerse de Anne, acusándola de tener amoríos con un músico, e incluso con su hermano George. Fue juzgada y condenada a muerte. El 19 de mayo de 1536, fue decapitada y enterrada en la Torre de Londres.
El fantasma de Ana Bolena y su historia:

El Fantasma de Ana Bolena. A lo largo de los siglos, el personal de la Torre de Londres ha declarado ver el fantasma de Ana Bolena, vagando por los calabozos. Su espectro aparece a intervalos regulares, una de las apariciones más impresionantes se registró en el invierno de 1864.

Un guardia de la Torre fue hallado inconsciente, y fue acusado de quedarse dormido en su puesto, por lo cual se le sometió a un tribunal militar. El guardia relató que se encontró una figura blanca que emergía de una neblina al amanecer, que no tenía cabeza y se dirigía hacia él. El soldado habría realizado las advertencias de rigor, y ante el avance de la figura, la atravesó con su bayoneta, pero recibió una descarga que lo dejó inconsciente. Su testimonio no fue creído, pero un oficial y varios soldados habrían declarado ver al espectro en una ventana. Al constatarse que todos los testimonios referían a la ventana del cuarto en el cual Anne Boleyn pasó su última noche, el tribunal optó por liberar al guardia.

El fantasma de Ana Bolena se ha visto en reiteradas ocasiones, con apariciones a intervalos regulares, a veces sola, y otras conduciendo una procesión en la Capilla de San Pedro, donde está enterrada. Fue vista por última vez en 1933.[u]
Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 18:57

FANTASMAS DEL VUELO 401

En la noche del 29 de diciembre de 1972, el vuelo 401 de Eastern Airlines, se estrelló en los everglades en Miami, sobreviviendo apenas, 77 de de los 176 pasajeros. Los fantasmas del vuelo 401, Don Repo y Bob Loft, fueron vistos en más de 20 ocasiones, en vuelos similares, sobre todo los que llevaban piezas recuperadas del avión siniestrado.
En la noche del 29 de diciembre de 1972, partió con destino a Miami, el vuelo 401 de la empresa Eastern Airlines, del aeropuerto internacional John F. Kennedy en Nueva York comandado por un experimentado piloto, Bob Loft, y auxiliado por el primer oficial Albert Stocckstill y Don Repo, con 163 pasajeros y 13 tripulantes. El vuelo transcurrió sin inconvenientes hasta Miami, y en el momento de aterrizar comprueban que parte del tren de aterrizaje no responde. Se les ordena que sobrevuelen el aeropuerto a 2.000 pies de altura mientras se delibera la solución más idónea. Durante la espera, el avión se precipita vertiginosamente cayendo en la zona pantanosa. Solamente sobrevivieron 77 personas de las 176. Entre los fallecidos se encontraban, el comandante Bob Loft y su primer oficial Albert Stocckstill. Don Repo fue rescatado con vida pero falleció al día siguiente.
Apariciones de los fantasmas del vuelo 401:

Fantasmas del vuelo 401Luego del accidente, tanto tripulantes como pasajeros de la línea Eastern, en el trayecto Nueva York-Miami, afirman haber visto a Don Repo y a Bob Loft formando parte del pasaje. La compañía negó y ocultó lo ocurrido, prohibiendo a su personal cualquier tipo de comentarios relacionados con los hechos. Sin embargo, algunos acontecimientos se filtraron al público, y llegaron al investigador John Fuller, quien se interesó por lo que sucedía. Después de investigar e interrogar a posibles testigos, concluyó que no cabía duda sobre las extrañas apariciones, y fueron catalogadas como fenómenos paranormales. Entre algunos informes recogidos por Fuller se destacan los siguientes casos: En marzo de 1973 las azafatas Denisse Woodfrud y Ginny Packard trabajando en un mismo vuelo de la empresa Eastern, desde Nueva York, con destino a Miami, ven por separado a Don Repo en la cocina del avión.

En el mismo año, en el mes de septiembre, una azafata al prepararse para despegar desde Nueva York, observa que hay un pasajero de más que no figura en la lista, sentado en primera clase y vestido con uniforme de comandante de la empresa. Al inquirirle sobre por que no figura en la lista de pasajeros y quien es y no recibir respuestas, llama a una compañera, que tampoco tiene éxito. Llamado el comandante de la nave ante la imposibilidad de solucionar el incidente, éste queda asombrado al reconocer en el intruso al desaparecido Bob Loft, quien se desmaterializa ante sus ojos. John Fuller, logró que la empresa aérea reconociera los hechos y llegó a las siguientes conclusiones:

1) Los hechos suceden siempre en aviones L-1011 de la empresa Eastern Airlines, incluso en aviones que esta compañía ha alquilado a otras líneas.

2) En la mayoría de los casos, los aviones en los que se han manifestado las apariciones, llevaban piezas recuperadas de los fantasmas del vuelo 401. 3) Siempre ocurren en la ruta Nueva York-Miami.

Según parece el fenómeno forma parte de lo llamado Psicometría, donde las apariciones acuden donde hay objetos que les resulten familiares.
Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 18:59

EXPERIMENTO FILADELFIA

Un misterio hasta hoy no develado envuelve al experimento Filadelfia. Se trata del experimento que la marina norteamericana realizó con el acorazado Eldridge en 1943, donde logró tornar invisible a la nave durante 15 minutos. El destino de la tripulación sigue siendo un misterio.

El experimento Filadelfia (1943), conocido en la marina norteamericana como Project Rainbow era parte de un plan de agresión contra el eje compuesto por Alemania, Italia y Japón, durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente para la lucha contra Japón en el Océano Pacífico. La marina norteamericana niega la existencia del experimento Filadelfia, pero investigadores sospechan de la existencia de otros experimentos similares.
La historia del experimento Filadelfia:

La historia del experimento Filadelfia comienza en 1956, cuando Morris Ketchum Jessup, recibe unas cartas que le informan que un barco de la marina, habría desaparecido durante unos instantes, como parte de un experimento de la marina norteamericana sobre invisibilidad. Las cartas provienen del físico que lleva a cabo las investigaciones en el acorazado, el Dr. Franklin Reno.

La marina norteamericana niega todo lo referente al experimento Filadelfia, y toda clase de investigaciones en el área de la teoría del campo unificado de Albert Einstein. Según las cartas, el campo unificado se habría materializado en una esfera que rodeaba al barco y nada dentro de la esfera podía verse desde fuera. Las consecuencias del experimento fueron nefastas, según las cartas, ya que la tripulación desapareció misteriosamente luego del experimento Filadelfia.
Casualidades en torno al experimento Filadelfia:

El investigador Morris K. Jessup, se suicidó el 20 de abril de 1959, en circunstancias extrañas, y el responsable de las cartas es catalogado de esquizofrénico. El acorazado del experimento Filadelfia fue desmantelado y vendido. Los registros de los marineros que participaron en el experimento Filadelfia, también desaparecieron.
La marina y el experimento Filadelfia:

La marina norteamericana admite que el acorazado USS Eldridge participó en un experimento de campos magnéticos, donde se envolvió la nave con alambre para cancelar las fuerzas del campo magnético de la nave, lo cual resguardaría la barco de la detección de las minas magnéticas submarinas. Las minas poseen sensores que detectan el campo magnético que rodea las naves, y esto habría motivado el experimento, para lograr que las minas no detectaran al barco, pero no para hacerlo invisible al redar o la vista.

La teoría frente al experimento Filadelfia:

Experimento Filadelfia. La teoría de los investigadores del experimento Filadelfia, asegura que se habría empleado un generador de alta frecuencia en el experimento, para calentar el aire de la superficie del agua, para crear una ilusión de espejismo, que tornaría invisible al barco. Esta teoría explicaría la conducta extraña de la tripulación luego del experimento, por causa de los efectos del generador.

Hay una teoría que sostiene que el acorazado desapareció y fue teletransportado a través del tiempo y espacio hasta Norfolk, virginia, donde habría sido visto. Supuestamente se habría contado con la participación de Albert Einstein y Nikola Tesla en el experimento Filadeldia, pero Tesla habría muerto en el momento que se realizó el experimento.

Esta teoría acepta la versión de la marina, que afirma que el barco fue envuelto en alambre para crear un campo magnético, pero afirman que el campo logrado produjo un doblamiento del campo de la luz, para hacerlo invisible, y que simultáneamente se habría doblado la curva del tiempo, coincidiendo con la teoría del campo unificado de Einstein. Hubo dos intentos en el experimento, en el primero, la nave no habría desaparecido totalmente, y se mantuvo una impresión del casco en el agua. El segundo intento, la nave desapareció totalmente en una niebla verde, y fue vista en Norfolk, Virginia. Se dice que al reaparecer la nave, los tripulante estaban desorientados, algunos no volvieron, y otros estaban locos.
Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 19:00


Leyendas urbanas sobre la Coca Cola.



Una de las leyendas urbanas que se dicen es sobre la fórmula secreta, de si tenía o no tenía cocaína y por eso creaba adicción, sobre si contenía ratas, etcétera etcétera.

Hay todo un abanico de leyendas urbanas alrededor de la coca cola pero la de la formula fue muy insistente. Esta fórmula era conocida como 7x y que hacía que su sabor fuera único y que su secreto fuera celosamente guardado, incluso se decía que solo lo conocían menos de diez personas en todo el mundo. Esto fue un rumor insistente y después se demostró que de secreto no tenía nada porque salió un libro publicado en 1993 de un periodista americano donde se decía claramente todo lo que contenía esa fórmula secreta. Esa fórmula contenía jugo de lima, aceite de nuez moscada, aceite de cilantro, extracto de vainilla, etcétera etcétera.

Lo de la cocaína, parece que en un principio había extractos de cocaína pero que más tarde fue sustituido por la cafeína.

Respecto a lo de si había ratas dentro de las botellas de coca cola en parte si tenía su razón porque entre 1914 y 1976 se encontraron 45 casos de ratones envasados en botellas.
Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 19:01

La leyenda de la discoteca Androides .


En los años ochenta, la discoteca Androides era una de las más conocidas de la ciudad. Estaba situada en la Calle Alfares muy cerca de un cruce de calles denominado popularmente Cuatro Caminos. Muchos son los hechos extraños que se contaron acerca de ese local. Algunos hablaban de vasos que se estallaban sin nadie tocarlos. Una joven describió perfectamente como de los baldosines de las paredes del cuarto de baño brotaban chorros de sangre. Alguien contó que durante un apagón durante una nochevieja un frió intenso recorrió todo el local e hizo que las copas se congelaran en las manos de la gente en cuestión de segundos.
De todas maneras la historia más extraña y terrorífica de la que tenemos noticias, y que según muchos fue la causa de su cierre, fue la historia que narramos a continuación con nombres supuestos ya que los protagonistas son una familia muy conocida en la ciudad: La noche de un sábado cualquiera de invierno Pablo conducía su moto hacia la discoteca Androides. Aquella noche, sus amigos no habían regresado de Madrid, pues estaban allí estudiando, pero Pablo decidió tomar una copa con la esperanza de encontrar otra alma solitaria con quien hablar. De repente, cuando enfilaba la calle Alfares, un fuerte aguacero comenzó a caer sobre la ciudad. Gracias a Dios, Pablo estaba muy cerca de la discoteca, así que aparcó su moto en un callejón cercano llamado Cerrillo de San Roque y bajo una cornisa, comenzó a atar con su cadena, los radios de la moto al poste de una señal de tráfico. De repente un escalofrío rozó su nuca y miró atrás. La sombra de una joven de unos dieciséis años, vestida con una leve blusa de seda y una falda también de tela muy ligera estaba observándole. La chica estaba totalmente calada. El agua caía de su pelo rubio y lacio sobre sus hombros, y el color de rimel de sus ojos formaba un reguero de lágrimas negras sobre su cara. Pablo, se puso en pie y viendo que la chica temblaba, se quitó su chaqueta motera de cuero y se la echó encima. Pablo le sugirió llevarla a su casa pero ella se negó, así que le invitó a entrar a la discoteca y tomar una copa. La cara de la muchacha era pálida y triste, pero esgrimió una leve sonrisa y entró junto con el chico al local.
Allí conversaron durante horas y casi a las cinco de la mañana, Pablo cogió su moto y la llevó hasta su domicilio. Una pequeña casa baja, en la calle de la Luna. Allí en la puerta, la muchacha cuyo nombre no había preguntado le dió un pequeño beso en la mejilla y le entregó una fotografía de carnet.
Al día siguiente, Pablo, muy ilusionado por tener una nueva amiga que además le gustaba como no le había gustado otra mujer en su vida,se encaminó hacia la casa de la muchacha. Tras varios golpes. Una mujer
de unos cincuenta y muchos años abrió la puerta. -¿Está su hija? -
Preguntó Pablo. - No haga usted bromas, joven - Contestó la mujer - Mi hija murió hace tres años en un accidente de moto.- Pablo no daba crédito a lo que oía. La foto que había colocado bajo su almohada
coincidía con la hija de aquella triste señora. Pablo no se resignaba y creía que todo era una macabra broma. Tan empeñado estaba Pablo en su afirmación que la mujer le acompañó hasta el cementerio. Allí sobre una tumba con el nombre de su amada estaba colocada la chaqueta que la noche anterior le había prestado. Ahora Pablo continúa en tratamiento psiquiátrico. Tras conocerse la historia que incluso salió publicada en la prensa local, la discoteca Androides cerró.
La joven fantasma dicen que hoy sigue vagando por la zona y a veces, las noches de lluvia algunos motoristas al parar en el semáforo de Cuatro Caminos creen ver a una joven vestida de seda que calada
hasta los huesos se esconde entre los bancos y los árboles de la plaza de Zamora.
Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 9 Ene - 19:02

La habitación de arriba (Leyenda Urbana Americana).



Esta es una historia que le ocurrió a un amigo mío, o tal vez al primo de mi amigo, o al primo del primo de mi amigo... ¡en fin, lo cierto es que ésto es completamente cierto!
Todo ocurrió durante una fría noche de invierno, cuando Christen Myers, una universitaria de 19 años de edad, tuvo hacer las veces de canguro para conseguir algo de dinero. La joven debía hacerse cargo de los hijos de un matrimonio que vivía dos manzanas más abajo de su casa.
Se trataba de dos niños, uno de 4 años y el otro de 14 meses, que apenas le causarían molestias. Al dar las diez de la noche, Christen acudió al domicilio del matrimonio donde pasaría la peor noche de toda su vida... Era una casa enorme, tenía dos pisos y una buardilla de esas antigüas que parecía haber salido de una película de terror. Arriba se encontraba la habitación de los niños y la de la pareja y en la parte de abajo había un gran salón donde la joven aprovecharía para seguir con sus estudios mientras estaba pendiente de las necesidades de los críos.
A las diez y media les puso el pijama y los subió a la habitación en la que dormían rodeados de unos grandes muñecos de peluche que parecían tener vida propia. El tiempo comenzó a pasar lentamente y por
fin llegó la media noche. El cielo estaba completamente oscuro y una fina lluvia comenzó a golpear los cristales de la casa. Minutos más tarde, empezó a empeorar el tiempo, y lo que en un principio era una inofensiva lluvia de cuatro gotas de agua, llegó a convertirse en una de las más aterradoras tormentas de los últimos tiempos. Debido a una subida de tensión en los conductos de corriente, las luces del salón se fundieron una por una y la joven comenzó a notar como el miedo recorría su cuerpo de pies a cabeza. De pronto comenzó a sonar el teléfono y la muchacha corrió a cogerlo pensando que se trataría del matrimonio. Pero no fué así, al otro lado del teléfono podían escucharse los gemidos de un hombre que parecía querer asustarla. Era una voz profunda y tétrica, realmente aterradora! La joven apenas podía entender lo que aquel hombre decía, era casi imposible descifrarlo! El miedo la envolvía cada vez más y la voz de ese personaje se hacía más aterradora. La casa estaba completamente congelada, hacía un frío espantoso, pero... ¿de donde procedía? Era como si alguien se hubiese dejado una ventana abierta, pero ella ya se había asegurado de cerrarlas todas antes de acostar a los niños.
El teléfono comenzó a sonar de nuevo; en ese mismo instante los críos comenzaron a gritar de una forma agonizante. Christen recordó que podía utilizar el localizador de llamadas para poder saber de donde
procedían las llamadas y de quien era la misteriosa voz que la acosaba. en unos cuantos segundos. Un 'bip' fue el decisivo para desvelar el misterio, pero no hizo que el miedo desapareciese, ¡sino todo lo contrario!. Lo que la joven descubrió en esos instantes la dejó sin apenas poder respirar! Las llamadas procedian... ...DE LA HABITACIÓN EN LA QUE SE ENCONTRABAN LOS NIÑOS DURMIENDO!!!!!! Por el auricular del teléfono pudo escuchar como la voz del hombre le decía a gritos: - "Quédate ahí quieta, enseguida bajaré a por tí..." "Si alguna vez os quedáis solos en casa aseguraros de cerrar bien todas las puertas y ventanas o el mal podrá colarse a través de ellas"
Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 23 Jul - 18:15

ATRAPADA EN EL SUBTERRÁNEO

Una de las leyendas más recurrentes en ciudades con Metro (trenes subterráneos) es la de que en su interior y amparados por la oscuridad de sus túneles se esconden todo tipo de delincuentes, vagabundos y personas de mal vivir que escapando del frío o de la policía se ocultan en viejas estaciones abandonadas o conductos de ventilación.

Paula había bebido mas de la cuenta por lo que aquella noche regresaría temprano a casa, se sentía bastante mal y muy mareada pero como era relativamente temprano decidió que en lugar de gastarse su dinero en un taxi, como hacía habitualmente cuando regresaba de la discoteca, aprovecharía que el Metro aún seguía abierto para ahorrarse unos cuantos euros.

El trayecto era largo y las pocas personas que viajaban en su vagón parecían tan cansadas como ella, sólo un grupo de amigos que bromeaban al fondo del tren hacían el suficiente ruido con sus bromas y risas para mantenerla despierta, pero cada vez tenía que luchar con más fuerza para no quedarse dormida. Por desgracia en la siguiente estación tenía que hacer un transbordo así que se bajó y tras caminar por los pasillos de la estación llegó al andén en el que abordaría el metro que la llevaría a casa.

El cartel luminoso avisaba que el próximo tren tardaría seis minutos en llegar, por lo que Paula decidió esperar sentada en uno de los bancos junto al andén. El silencio y la soledad de esa estación provocaron lo inevitable y a pesar de sus esfuerzos se durmió y casi sin darse cuenta se recostó en el banco usándolo como si fuera una cama. Era tan profundo su sueño provocado por la borrachera que cuando pasó el último metro de la noche ni siquiera lo sintió pasar.

Hasta pasada más de una hora no se despertó, por suerte la borrachera parecía haberse esfumado parcialmente tras la cabezadita, pero algo parecía no ir bien. El cartel que avisaba la llegada del próximo tren estaba apagado y al mirar la hora en su teléfono móvil se dio cuenta que eran casi las dos de la mañana.

Asustada empezó a subir las escaleras mecánicas de la estación, que ya estaban apagadas, para salir de allí. La parada en la que tenía que hacer trasbordo era una de las más antiguas, viejas y pequeñas de la ciudad por lo que la sensación de agobio y miedo eran mucho más intensas. Al llegar a la salida la peor de sus pesadillas se hizo realidad. Las puertas estaban cerradas y no había nadie en la estación por lo que por más que gritara nadie podría escucharla desde la calle. Además su teléfono estaba sin cobertura, esas malditas estaciones casi nunca tenían señal y las puertas de cristal herméticamente cerradas la separaban del exterior aún por unos cuentos metros.

Paula no sabía que hacer, miraba a las cámaras de seguridad y hacía gestos esperando que alguien desde algún puesto de control pudiera verla, pero ella misma sabía que eso era imposible, no había nadie controlando las cámaras porque la estación había sido cerrada desde fuera.

¿Cómo era posible que nadie la despertara? ¿No tenían los guardias de seguridad que comprobar que nadie quedara dentro de la estación antes de cerrar?

Su miedo se convertía por momentos en cólera y confusión. Desde luego no podía esperar hasta que a la mañana siguiente abrieran de nuevo el Metro, faltaban más de cuatro horas para que se reiniciara el servicio y si llegaba a casa a las 7 de la mañana su padre probablemente la mataría.

Con la mente aún nublada por el alcohol decidió que lo mejor que podía hacer era caminar por los raíles del tren hasta la siguiente parada. El camino era oscuro y realmente tétrico pero sabía que su destino no estaba muy lejos y gracias a la luz del flash de su teléfono podría alumbrar el camino. La siguiente estación era una de las más importantes, con gran cantidad de líneas y recientemente había sido remodelada por lo que estaba segura que allí podría encontrar a alguien que la permitiera salir a la calle donde abordaría un taxi.

La idea parecía muy buena, pero a la hora de la verdad recorrer aquellos túneles era realmente escalofriante, un silencio casi sepulcral hacía que hasta la más leve de sus pisadas resonaran con el eco de las paredes. Se podían escuchar los chirridos de las ratas y el goteo de algunas zonas en las que parecía que había leves escapes de agua.

Sus pasos eran cortos y se detenía a menudo a escuchar porque sentía como si alguien la observara desde la oscuridad. El miedo la invadía y paralizaba por momentos, pero ya era demasiado tarde para volverse atrás, debía estar casi a mitad de camino cuando unas voces la alertaron. Por un momento pensó en gritar para que supieran que estaba allí pero decidió ser cauta y apagar la luz de su teléfono mientras se escondía en un estrecho pasillo que había en un lateral del túnel.

Mientras permanecía escondida y en silencio pudo ver la figura de dos hombres bastante corpulentos, sus ojos cada vez se adaptaban más a la escasa iluminación de las luces de emergencia que había cada muchos metros en el túnel. Ambos parecían discutir acaloradamente por un cartón de vino y a escasos metros de donde se encontraba Paula comenzaron los empujones y golpes. El más grande de ellos le propinó un puñetazo que tumbó al otro y gloriosamente alzó su trofeo mientras de un trago se bebía casi la mitad del contenido del cartón de vino.

El más pequeño enfurecido sacó un cuchillo de la espalda y se lo clavó repetidamente en el cuello a su rival, realmente se ensañó con su cadáver y a pesar de la poca luz Paula pudo ver con claridad como tenía toda la cara manchada de sangre. Recogió el poco vino que quedaba y se lo tomó de un trago.

Paula estaba temblando del miedo, no se atrevía ni a respirar y desde luego mucho menos a moverse, si estaba lo suficientemente quieta tal vez el vagabundo asesino se iría de allí sin verla. Pero la casualidad no se quiso aliar con ella y justo cuando el asesino se daba la vuelta para marcharse del lugar la batería de su teléfono la delató. Un incesante pitido advirtiendo que la carga estaba a punto de agotarse comenzó a sonar y el vagabundo se giró de inmediato.

¿Hay alguien ahí? Puedo escucharte, ¡Sal inmediatamente o te rajo!

La pobre chica se quedó petrificada y no sabía como actuar mientras el asesino se acercaba a ella. Por instinto decidió tirarle el teléfono con tan mala puntería que este pasó por encima del vagabundo y golpeó la pared del fondo. Él, que todavía no había visto a la chica, escuchó un ruido a sus espalda y se giró, momento que aprovechó Paula para salir de la oscuridad y empujarle a la vez que salía corriendo.

El vagabundo enfureció de tal manera que no dejaba de gritar e insultar a Paula, se levantó y comenzó a perseguirla por los túneles. Ella no era una buena deportista pero el miedo se apoderó de sus piernas y le dio fuerza para correr dejando atrás los zapatos de medio tacón que llevaba aquella noche, sus pies se ensangrentaron mientras corría sobre la gravilla y guijarros del suelo de túnel. Sin embargo el miedo era más fuerte que el dolor y no se detuvo a pesar de que en varias ocasiones estuvo a punto de caerse al tropezar por culpa de la casi total oscuridad de su ruta de huída.

Al llegar a la estación Paula ya había logrado sacar unos cuantos metros a su perseguidor y subió al andén para adentrarse en los pasillos que la llevaban a la salida del Metro. A sus piernas empezaban a fallarle las fuerzas pero no se podía parar a descansar así que casi extenuada subió el último tramo de escaleras.

Lo que vio allí la heló la sangre, la estación estaba al igual que la anterior cerrada y no parecía haber nadie, comenzó a gritar desesperada, a gesticular a las cámaras y golpear las puertas. Pero su perseguidor que conocía a la perfección los horarios y hábitos de los trabajadores del metro ya había subido la escalera y la había cortado toda posible ruta de escape.

El asesino se abalanzó sobre ella y tras inmovilizarla la violó y sometió durante más de una hora. Cuando había saciado todos sus apetitos sexuales sacó de nuevo el oxidado y ensangrentado cuchillo con el que había matado al otro vagabundo y se lo hundió repetidamente en el pecho hasta que Paula dejó de patalear y murió con una horrible expresión de terror en su rostro.

Al día siguiente los trabajadores se encontraron con un surco de sangre que se perdía en la profundidad del túnel, asustados deciden revisar las cintas de vídeo que grabaron esa noche y pudieron observar la desgarradora escena de la violación y asesinato y como el vagabundo arrastraba el cuerpo de Paula dejándolo caer escaleras abajo para de nuevo arrastrarlo hasta la oscuridad de las vías del tren.

La policía localizó los dos cuerpos pero no encontraron ni rastro del asesino, del cual se dice que todavía utiliza los túneles del subterráneo para esconderse de noche.

jhonatan olivares


Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 23 Jul - 18:28

ESTACION GOUNTEMBOROUNGH.


Miro la hora...son pasadas la 1:30 de la mañana. Miguel se fue a la entrada de la estación a ver si habia algun personal de seguridad que nos pudiera sacar de ahi. Me he quedado solo por el momento, sentado en el banquillo de espera, recordando lo bien que lo habíamos pasado esa noche. Fue una fiesta increíble. Camila en verdad sabe hacer fiestas. Ella es tan hermosa. Llego a preguntarme si la volveré a ver. Eh? ¿Pero en que diantre estoy pensando? Claro que la voy a volver a ver. Si no nos sacan de aquí esta noche, solo será esperar a que abran la estación mañana y listo, todo arreglado. Aun así me desespera estar aquí metido. No nos dimos cuenta de a que horas cerraron la estación. Miguel volvió, sin suerte. Inmediatamente nos relajamos y concluimos que solo será cuestión de esperar hasta mañana.

Me desperté de repente. Algo me habia picado las costillas. Me levanté y vi que era un señor con un bastón y una pierna ortopédica. Tenía la camisa remangada para lucir un costoso reloj de oro. Nos preguntó si nos quedamos atrapados también. Le respondí que sí. Volteé a ver y vi que Miguel se estaba quedando dormido de nuevo. El señor nos dijo que nos levantáramos, habia encontrado una manera de salir; solo habia que bajar a las vías del tren e ir a la siguiente estación, que era una estación muy usada y que constantemente se saturaba de gente. Por lo que la mantenían siempre abierta. Miguel ni se inmutó. Decía que para que molestarse. Eran como las 4:30 de la madrugada y la estación abría a las 6:00. Solo seria cuestión de esperar en lugar de arriesgarnos a que nos atropellara un tren. Le di la razón a Miguel y decidí quedarme en la estación. El señor nos dice que hagamos lo que queramos y se baja a las vías del tren para perderse en la oscuridad.

En ese momento me asaltó una duda y se la conté a Miguel. Él era como un hermano mayor para mí, y si él no sabia la respuesta a algo, me era difícil saber quien sí la sabría. Le pregunté que si la siguiente estación estaba abierta, entonces por qué no habia pasado ni un solo tren en toda la noche. Miguel se despertó de repente. Era una buena pregunta, y no podían estar todos retrasados por mas de cinco horas...era algo ilógico. Miré nuevamente el reloj y vi. Que eran las cinco en punto. Solo quedaba una hora. Intente dormirme otra vez cuando un grito desgarrador nos despertó de repente. El grito salió de la profundidad del túnel y de inmediato supimos que aquel hombre que nos despertó estaba en problemas. Nos levantamos y fuimos al borde con la intención de ir a ver que pasaba, pero el miedo de que fuéramos los siguientes en gritar nos impedía mover un músculo.

Finalmente lo vimos. Aquel hombre atravesó las vías del tren corriendo, llorando y suplicando por su vida, y se perdió en la oscuridad del túnel del otro lado. Me preguntaba que habia pasado. Y justo en ese momento vimos lo más aterrador que nos hubiéramos imaginado. Del túnel por el que salio el señor salió algo. Era un hombre, o eso parecía. Llevaba una capa negra con capucha que le cubría todo el cuerpo. Solo se veia aquella capa. De repente un brazo se asomó por uno de los tantos pliegues de la capa se asomó un brazo. Pensé que seria un brazo esquelético y putrefacto, típico de un fantasma, pero no. El brazo era fuerte y musculoso, muy bien formado. Lo que paraba nuestros corazones era que la piel era de un color azul negrusco y en lugar de uñas tenia garras, similares a las de un águila. Finalmente nos dimos cuenta de su intención, estaba señalando hacia el túnel por el cual se fue el señor de la pierna ortopédica. La oscuridad empezó a cambiar, a tomar forma. No podía creer lo que estaba pasando, Miguel estaba paralizado y temblando. Finalmente la oscuridad se transformó en un enorme lobo negro del cual lo único que se podía distinguir además de su silueta eran sus penetrantes ojos y sus brillantes colmillos. El lobo emprendió la carrera hacia donde su amo le señalaba y volvimos a escuchar el desgarrador grito de ese señor. El lobo reapareció y se acerco a aquel espectro. Fue felicitado por su labor con una caricia en el hocico y de repente el lobo regurgitó la pierna ortopédica, que ahora estaba llena de símbolos y runas extrañas, y también el reloj de oro. El espectro recogió la pierna y dijo algo...su voz era profunda, ancestral y gutural...nunca lo olvidare...dijo:

Sucio lujurioso, ahora tu hija podrá dormir tranquilamente sabiendo que no será victima tuya. Recibe el juicio de Minos. Requiescat in Pace.

Miguel finalmente reaccionó y me dio un codazo para que yo también reaccionara. Y me dijo rápidamente al oído que teníamos que salir de allí. El espectro volteó a vernos. No veía su cara, ni sus ojos, pero podía sentir que nos miraba. Miguel grito que nos largáramos y cuando nos dimos la vuelta para salir corriendo el espectro estaba frente a nosotros. Su capa se movía como si fuera más ligera que el aire y empezó a rodearnos, como alistándose para devorarnos. Miguel se quedó mirándolo fijo. Lo conocía muy bien y sabía que estaba rezando en su mente. Yo no sabia que hacer. Tenía muchos pensamientos en la cabeza. ¿Que nos iba a hacer? ¿Que pasaría con nuestras familias? ¿Nos torturará o moriremos instantáneamente? Juro que en ese momento lo que mas quería era que me diera un paro cardiaco, para salir de aquel horror de una vez por todas. Incluso forcé a mi corazón a que se detuviera, sin éxito.

No vuelvan.

Fue todo lo que nos dijo. Entonces oímos como abrían la reja de la estación y empezaban a entrar un par de personas. Volteé a ver y aquel ser habia desaparecido. Agité a Miguel y le dije que nos fuéramos y tomáramos un taxi mejor. Miguel aceptó de inmediato y nos fuimos lo más rápido posible. Dos días después le conté esa historia a Camila, y me dijo que ese era el espectro de Goutenborough, o que al menos le decían así por que solo se aparecía en esa estación. También me contó que por raras razones mucha gente se queda encerrada en esa estación y decían haberlo visto. Pero que eran avistamientos ocasionales, pues admitió que nunca habia escuchado algo como lo del lobo. Cuando salí de su casa pasé junto a la estación Gountemborough y se me erizó la piel. Al lado mío pasó un chico como de mi edad, lo reconocí de inmediato. Solía asaltar gente cerca de la universidad. Me detuve de repente al ver que empezó a descender por la escalera hacia la estación. No me atrevía a decirle lo del espectro. El ni me conocía, creería que soy un lunático.

En cuanto entró a la estación las rejas se cerraron. Un celador pasó frente a mí y coloco un candado en la reja. Estaba a punto de decirle que iba a dejar a ese chico encerrado cuando se dio la vuelta y me saludo quitándose el sombrero de guardia. En ese justo instante reconocí el reloj de oro, ahora puesto en la muñeca de aquel celador. Le respondí el saludo levantando ligeramente la mano. Él pasó junto a mi y cuando voltee a ver habia desaparecido. Supe de inmediato lo que estaba pasando y corrí tan rápido como pude. Nadie volvio a asaltar gente cerca a la universidad.

Kerzos
Volver arriba Ir abajo
susana4
superactivo
avatar

Femenino Mensajes : 4772
Fecha de inscripción : 06/01/2012

MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   Lun 23 Jul - 18:33


LAS PIEDRAS HECHICERAS.


Cerca de ensenada, junto al mar, hay un lugar conocido como el aguaje de la zorra, donde siete caminos convergen en un montón de piedras que, dicen los lugareños, son buenas o malas según se porten los que pasan por ahí.

Un día, a un muchacho llamado Felipe —que andaba por la vida renegando de todo: no le gustaba caminar, no le gustaba el frío ni el calor, en fin, nunca estaba contento— su mamá lo había mandado a la costa a traer mariscos porque era la temporada; ya estaba a punto de irse cuando le dijo:

—Felipe, no se te olvide que tienes que cortar una rama para dejarla en las piedras.

El joven no respondió, agarró su cesta, levantó los hombros y se fue. Al llegar al cruce de los caminos, se dio cuenta que el montón de piedras ya estaba cubierto de ramas y de flores. Recordó lo que su mamá le había dicho, pero como buen caprichoso no le dio la gana cortar la rama, así que ni se detuvo.

—Para qué les pongo yerbas, ésas son cosas de mujeres y de gente que no tiene qué hacer —se dijo— ¡son puras piedras...!


Llegó a la costa, donde por todos lados jóvenes, señores y niños buscaban ostiones y mariscos; algunos ya estaban descansando tirados sobre la arena y otros chapoteaban entre las olas. El sol brillaba intenso en el horizonte.

— ¡cuánta gente, de seguro que ya no hay nada! —pensó enojado Felipe.

Se dirigió hacia unas rocas en donde no había nadie, se metió al agua, se acomodó la cesta y empezó a buscar mariscos, sin embargo, pasados unos minutos su cesta seguía vacía.

—no puede ser, siempre hay muchos; a lo mejor aquí no se acercan —pensó— pero no quiero ir adonde están todos ésos.

Torció la boca y se sentó en las rocas, miró que a lo lejos el mar se fundía con el cielo, todo era azul. Volvió la cabeza para ver a la gente y se dijo:

—voy a tener que ir para allá pero, ¿y si mejor le digo a mi mamá que no había nada?, ¿me creerá?



Estaba pensando esto y no se dio cuenta de que una enorme ola empezó a crecer detrás de él; en unos segundos se levantó de tres a diez metros, como si fuera un cerro de agua. Los otros pescadores al ver aquella ola huyeron espantados, le gritaban a Felipe para que se saliera, pero el muchacho no escuchaba. Estaba riéndose solo, por su mente cruzaba veloz el recuerdo del montón de piedras. De pronto volteó al escuchar el rugir de la ola... pero no tuvo tiempo de nada: el cerro de agua cayó sobre él, y se lo tragó;

Un huarache voló por los aires y la cesta quedó flotando un momento, luego se hundió lentamente. Más tarde el mar regresaba a la calma y de Felipe no quedaban ni señales.

Días después, en el aguaje de la zorra, encima de las piedras hechiceras, que así es como les llaman, un cesto lleno de mariscos yacía entre las ramas que la gente acostumbraba poner.

¿Era el cesto de Felipe? ¿Tú qué crees?


Giovanna Charlene
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: LEYENDAS URBANAS   

Volver arriba Ir abajo
 
LEYENDAS URBANAS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Curiosidades, mezcladas con leyendas urbanas
» Leyendas Urbanas del Cristianismo
» LEYENDAS URBANAS QUE FUERON REALES
» LEYENDAS URBANAS SOBRE PISCINAS
» La leyenda del Charro negro

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
SENTIDOS.BIZ :: FORO GENERAL :: HISTORIAS EXTRAÑAS-
Cambiar a: